Literatura
Dejar un comentario

Pon un zombie en tu vida, perdón, en tu novela

Muchos habrán escuchado hasta la saciedad el nombre de aquella mítica novela  de Jane Austen, que en 1813 le dio un giro al relato para crear un nuevo género narrativo: la comedia romántica, descrita desde la pluma de una mujer.

Lejos de lo que se puede prever por su título, la novela de Austen nació para criticar los convencionalismos de su tiempo, aquella lejana sociedad inglesa del siglo XVIII, donde las hermanas Bennet se hacían y deshacían para alcanzar su ansiada meta o, en el caso de la protagonista, Elisabeth Bennet, hacer lo posible para evitarla. Y esta no es otra que conseguir casarse con el hombre indicado. No en vano la novela comienza con esta frase:

«Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.»

zombie 1.jpg

Dispuesta a lucir el tipo en el baile de gala

Pues bien, aunque puede que sea poco certero considerar a Jane Austen como una feminista inconsciente de su condición, lo cierto es que la autora narra con suspicacia y no poca ironía las aventuras de una señorita de campo de padres bien (pero no tanto) cuyas hermanas se desviven con convenir un matrimonio decente, el único método viable para llegar a ser una mujer de bien en una sociedad que aún consideraba al género femenino un mero complemento familiar y adorno social. Una situación que, como podrán prever, tiene exhausta a la pobre Elisabeth Bennet, la susodicha protagonista, que rechaza su condición de subordinada y empondera su derecho a ser una solterona decente antes de casarse con el primer imbécil que se le cruce en el camino. Hasta que – mira cómo son las cosas – se enamora de un tío megarico que no le hace caso porque ella es mediopobre.

Tensión sexual aparte, lo que hace de la novela un éxito es la configuración de los personajes, llenos de estereotipos y de prejuicios, pero también de taras amables y un absurdo y desmesurado orgullo – ¿os suena?- De ahí que la relación entre de la señorita Bennet y el señor Darcy tarde más en cuajar que un yogurt de kéfir. Y esta es la principal atracción de la trama; la indomable Elisabeth Bennet. Un personaje que no deja indiferente con perlitas como esta (ojo, en el siglo XVIII):

“No todas nos podemos dar el lujo de ser románticas.”

orgullo-y-prejuicio.jpg

El día a día de las  hermanas Bennet

Puede que esta frase escrita en 1813 le viniera al dedillo a Seth Grahame-Smith, autor de la novela en clave de terror; Orgullo y Prejuicio y Zombies.

He de decir que no se trata de una novela apta para los no-iniciados con la obra original de Austen, pues solo a través de la lectura de las dos se podrán apreciar los matices de la segunda una comedia, un relato delirante lleno de zombies y ciudadanos británicos de la época gregoriana machetes en mano.

Sí amigos, en esta versión las hermanas Bennet son maestras de las katanas al estilo japonés, y sus derechos para llevarla al cine fueron comprados por la mismísima Natalie Portman. Prejuicios aparte, Seth Grahame-Smith logra mantener, increíblemente, el espíritu de la novela madre quitándole ese sabor dulzón que a veces puede llegar a empalagar.

¿Frikismo ilustrado?  Lo que es innegable es que el relato-batiburrillo se lleva. Y gusta. ¿O es que nadie recuerda aquella película en la que Abraham Lincoln se daba de hostias con vampiros?

Su adaptación al cine se estrena este viernes en España. Y por lo que se aprecia en el trailer viene cargada de sangre, explosiones y mucha pierna al aire (si la novela original tiene para mí un discutido carácter feminista, la película lo ha dejado por los suelos)

Juzguen ustedes mismos. Y lean, lean por favor.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s