Entrevistas, Guerra Civil Española, Uncategorized
Dejar un comentario

Aurora Marco: “Las mujeres pasaron al reino de la invisibilidad, pasaron a ser huéspedes del silencio”

534c02c0c61ca-534be6c848c2c-aurora_marco_aelg-1

Aurora Marco, catedrática en la Universidad de Compostela y autora de Mulleres na guerrilla antifranquista galega (2011),nos acompaña para hablar sobre las “huéspedes del silencio” en el “reino de la invisibilidad”. En su trabajo recoge 200 testimonios de mujeres que fueron víctimas del franquismo. Con él pretende desenterrar la historia de aquellas que fueron duramente represaliadas por defender el movimiento guerrillero y sus propios derechos.

 ENTREVISTA A AURORA MARCO


Su libro Mulleres na guerrilla antifranquista galega (2011) se centra en Galicia, uno de los lugares donde la represión duro más y fue más intensa. ¿Qué es lo que diferencia este núcleo del resto de España en esta época?

Efectivamente la guerra aquí duró solo unos días porque en seguida fueron cayendo las principales ciudades en manos de los sublevados. Creo recordar que Coruña, Pontevedra cayeron ya el 20 de julio, algunos pueblos resistieron algo más y  si al memoria no me falla, Tui el día 25. Prácticamente no hubo guerra.

mulleres

Portada del libro ‘Mulleres na guerrilla antifranquista galega’ (2011)

Lo que aquí sí hubo fue una represión brutal; un  auténtico exterminio. Porque todas las personas que habían estado comprometidas de alguna manera con la República: alcaldes, concejales, sindicalistas o personas que habían pertenecido a alguna asociación –agrarias, de mujeres republicanas- o incluso las familias de estas personas fueron perseguidas ya desde el primer momento de forma sistemática.

No es casual que hubiera tantos “fullidos”;  con el término fullido nos referimos aquí en Galicia de personas que tuvieron que ocultarse o huir al monte. O estar en refugios que cavaban o en las propias casas (cuadras, entre paredes). Hubo una etapa muy fuerte ya al comienzo de la guerra de los fullidos. Tenían que decidir: o el monte o la muerte.

Y  creo que tampoco es casual  que la primera agrupación guerrillera que se fundó a nivel de estado fuese la ‘Federación de Guerrillas León – Galicia’ que nació en abril del 42 y en la que estaban gallegos, asturianos y leoneses. Realmente la guerra apenas tuvo incidencia pero si el genocidio que vino a continuación.

¿Con la llegada de la Guerra Civil es cuando la mujer española decide ocupar espacios tradicionalmente masculinos? En este sentido, ¿es una decisión propia o proviene de la propaganda que se estaba efectuando desde ambos bandos?

 Yo creo que realmente fue antes de que llegara la guerra. En los cinco años que duró la República la Legislación que fue apareciendo a raíz de la proclamación de la república en diferentes ámbitos supuso un gran avance para las mujeres.

Claro que muchas de las aspiraciones, de los logros y los avances quedaron inconclusos justamente por la sublevación. Aquella situación permitió que por lo menos algunas mujeres fueran siendo protagonistas de su propia historia.

 Y eso trajo como consecuencia que cuando se produjo el levantamiento militar  ellas se convirtieran en blanco preferente de los represores.

Esperanza Rodríguez, miliciana gallega.

 En cuanto a la propaganda, hay dos aspectos: una decisión propia pero también de los partidos y de los bandos, aunque con ciertas restricciones. Si pensamos en las milicianas o en las guerrilleras, ellas sí fueron mujeres que asumieron o quisieron asumir un papel activo pero que vieron frenadas sus aspiraciones por condicionamientos de género.  Sabemos que estuvieron participando en la vanguardia pero un determinado momento pasaron a la retaguardia. Y a las guerrilleras igual.

Por guerrilleras me refiero a aquellas que estuvieron en el “alto”, combatiendo en la clandestinidad con sus compañeros en el monte. Luego están las guerrilleras “del llano”, que estaban abajo apoyando. Tanto unas como otras fueron las que tuvieron un papel más activo.

Para las guerrilleras los Estatutos, por ejemplo los de la Federación que hubo en Galicia, que son un poco la base de otras organizaciones guerrilleras de diferentes partes de España, se prohibía expresamente que las mujeres subiesen al monte a no ser que corriesen peligro. Es decir, que las preferían en el llano, en sus casas, apoyando, haciendo trabajos de enlace.

Harmond Heine,  historiador alemán que en 1980 escribió “Guerrilla antifranquista en Galicia” afirma en una entrevista para ‘El Mundo’ que la guerrilla es una fase de lucha contra el franquismo: “Visto desde hoy está claro  que fue un error  en el sentido que fue ineficaz para derrocar el régimen, pero que en ese momento fue una respuesta lógica producto de la guerra civil”. ¿Estás de acuerdo con estas declaraciones?

 No, la verdad es que no.  Desde el planteamiento, yo creo que es difícil situarse echando la mirada atrás de forma retrospectiva y analizarla desde la actualidad.

 Luego hay una cuestión que me lleva a discrepar con esta afirmación; y es que toda lucha que tenga como objetivo la conquista de las libertades, de la justicia, de la igualdad o la defensa de la propia vida, nunca es ineficaz.

 Aunque claro, si recordamos un poco la historia, los resultados de esta lucha fueron terribles. Cientos de personas torturadas, encarceladas, exiliadas, fusiladas, perseguidas, condenadas al ostracismo, discriminadas,… Esta lucha se pagó con la vida y con mucho dolor; pero nunca fue estéril.

Siempre que hablo de estos temas me acuerdo de una entrevista que le hicieron a una guerrillera que murió en 1989, muy conocida, el único caso de mujer que no estuvo invisibilizada; Enriqueta Otero Blanco. Primero fue miliciana combatiendo en la zona de Madrid y Guadarrama y luego volvió a Galicia para participar en la guerrilla.

Ilustración de Enriqueta Otero Blanco. Nombre de guerra: María das Dores.

Ilustración de Enriqueta Otero Blanco (1910-1989). Nombre de guerra: María das Dores.

A ella le preguntaban por la guerrilla y ella lo que venía a decir era que la guerrilla no era en absoluto sinónimo de violencia ni de aquel bandolerismo que pintaban de  brocha gorda.  Ella decía que fue aquella etapa una etapa de un idealismo enorme, feroz, de una ética pura e incluso de romanticismo. Luego añadía un aspecto interesante en el que yo no había caído: ella decía que al maquis español le debía mucho la democracia. Las nuevas generaciones tenían que saber que la libertad en España no nació por generación espontánea; que estaban ahí todas las referencias de las personas que habían luchado por la libertad aunque a muchas les costara la vida.

¿Existe diferencia de género a la hora de reprimir? ¿Cuáles eran las técnicas más extendidas para el sometimiento de la mujer?

Las mujeres sufrieron una doble represión: por ser desafectas al nuevo régimen y por su condición femenina. Lo que trataban los represores era humillarlas no sólo a ellas sino también a sus maridos, a sus familias, a sus padres, a sus compañeros, etc.  Las dimensiones y la ferocidad de los métodos que usaron contra las mujeres fueron frutales.

 Yo he trabajado cuatro años para preparar el libro de las guerrilleras y he entrevistado a cientos de personas y hubo auténticas barbaridades.

Ilustración de Fernando Vicente: represión sobre mujeres republicanas.

Ilustración de Fernando Vicente: represión sobre mujeres republicanas.

 Recojo historias en mi libro de mujeres que fueron ahorcadas en medio del pueblo. Quedaron con un poco de vida y las llevaron al cementerio para enterrar y como aún alientaban un poco las remataron. También las quemaban. Hay un caso de dos guerrilleras en la zona de Lugo que murieron quemadas. Estaban en un habitáculo hecho con adobe y con paja y echaron una lata de gasolina. Y luego claro,  están las que sufrieron las torturas. Todavía se conserva una cárcel en concreto, la cárcel de Quiroga, donde hubo una represión brutal.

Por no hablar  de las violadas. El cuerpo de las mujeres fue un auténtico campo de batalla. Por lo tanto, con ellas la represión fue totalmente feroz. Muy, muy brutal.

Usted trabaja con documentos pertenecientes a la Iglesia y a la Guardia Civil. ¿Cómo calificaban a las mujeres?

 Yo realmente en el libro parto sobretodo de fuentes orales porque es un método de investigación necesario para recuperar la historia de las mujeres porque estaban ausentes de las fuentes escritas. Ahora bien, tuve que echar mano  de las ‘Actas de los Consejos de Guerra’ para completar datos biográficos.

Siempre se seguía el mismo proceso: primero las detenían, las llevaban al cuartel de la Guardia Civil y  se hacía un primer atestado.  Y una vez que se iniciaba la fase de instrucción pedían informes al párroco, a la Guardia Civil, al alcalde, etc. Y ahí fue cuando vi las auténticas barbaridades que decían de ellas. A ellas les imputaban cargos referidos a su conducta personal.

Ellas sufrieron una auténtica tortura moral. Además de bandoleras, se referían a ellas como las queridas o las amantes de los guerrilleros. Por ejemplo: “estaba amancebada con”, “mantenía relaciones ilícitas con”. Esos eran los cargos en los que muchas veces se apoyaban justamente para  desvalorizar el papel que jugaban.

 En aquel tiempo, el control de la moralidad constituía una auténtica obsesión para los franquistas. No podemos olvidar que en 1938 se formó el ‘Patronato de Protección a la Mujer’ cuya presidenta era Carmen Polo. Este patronato tenía unas cuentas provinciales presididas por los gobernadores y unas juntas locales presididas por los alcaldes, por los párrocos o asociaciones católicas. Por lo tanto, las mujeres que se apartaban de ese modelo ideal de mujer eran tachadas de esta manera. Muchas veces les decían “las putas de los rojos”, algo que he podido leer en algunos informes. Una auténtica aberración.

Hasta la fecha has llevado acabo extensos estudios de mujeres notables, principalmente gallegas, como es el caso del ‘Diccionario de mulleres galegas’. ¿Cuál es la causa de que el nombre de estas mujeres haya quedado relegado al olvido?

 Llevo 25 años trabajando y haciendo investigaciones de género. Primero comencé con mujeres que tenían relación con mi ámbito de trabajo que son las letras y la literatura. Luego fui ampliándolo con el diccionario, donde recojo historias de mujeres de todos los ámbitos.

Fueron relegadas al olvido por ese ejercicio de ocultamiento tan injusto que les excluyó de la historia. Hubo centurias de silencio que impuso la tradición patriarcal. Las mujeres pasaron al reino de la invisibilidad; pasaron a ser huéspedes del silencio. Y se ocultó su presencia en el mundo del trabajo, en el mundo cultural, en el mundo político, en el mundo económico, en el social. Eso se deriva de una concepción de la historia que considera que la historia de los hombres (masculino, no genérico) es sinónimo de historia de la humanidad.

Todo el acontecer de la humanidad se fue narrando sin tener en cuenta a las mujeres. Por eso es tan importante que se relea la historia en clave femenina porque sino la historia en mayúsculas no estará completa.

 ¿Qué nos enseñan mujeres como Consuelo Rodríguez López que desafiaron las limitaciones tradicionales combatiendo en la lucha por la igualdad. ¿Qué podemos aprender de ellas los jóvenes y la sociedad en general?

 Todas estas mujeres que he entrevistado me han enseñado muchísimo. He aprendido de su ética y de su estética; de su forma de estar en el mundo, de sus ideales, de sus valores.

Consuelo Rodríguez López, 'Chelo'

Consuelo Rodríguez López, ‘Chelo’ , maestra, activista, política, miliciana y guerrillera antifranquista.

Cuando me nombras a Consuelo me tocas el corazón porque yo con Consuelo tengo una relación de amistad de seis años. La conocí en julio de 2006 en Francia y es una mujer que enamora; te deja sin argumentos. Es increíble la fuerza de sus convicciones, es una mujer que habla sin rencor. Tengo una relación muy estrecha con ella.

 Es curioso  porque siempre que hablamos por teléfono la última frase es la misma: “ya sabes Aurora, yo sigo en la lucha”. La lucha para ella en estos momentos se concreta en la recuperación de la historia de las mujeres en la guerrilla, en la que ella estuvo. Que desaparezcan de los archivos oficiales todos esos términos de “bandolera”, “querida”, etc. Una rehabilitación de esas mujeres, tan dignas. Se dice muchas veces que quieren recuperar su dignidad. Ellas nunca han perdido la dignidad, siempre la han tenido. Quieren que se recupere su historia y que la conozca la gente.

Pablo Ces, su hijo y cineasta con el que realizó el documental ‘As Silenciadas’, señala que a pesar de que las mujeres fueron la columna vertebral de la resistencia antifranquista siguen siendo las más olvidadas. ¿Qué es más duro, escuchar estos testimonios o pensar que estos actos  puedan quedar impunes y olvidados del imaginario social cuando mueran los últimos testigos?

Duras son las dos cosas. Pero en el primer caso, escuchar los testimonios de estas mujeres fue realmente desgarrador y  mira que ya llevaba seis años trabajando en memoria histórica.

'As Silenciadas' documental que realizó Aurora Marco junto a su hijo Pablo Ces  para dar voz a las mujeres y ha ganado varios premios.

Hasta tal punto fue duro que en algunas ocasiones estábamos grabando y tuvimos que suspender la grabación porque la persona entrevistada comenzaba a llorar o yo misma empezaba a llorar porque era incapaz de escuchar lo que me estaban narrando.

 Cuando la hija de una guerrillera te cuenta que a su madre le pusieron fuego en la vagina, en las axilas, en la cabeza o le arrancaron las uñas de las manos y de los pies; no lo resistes. Ahora incluso me emociono al recordar cuando me contaba aquello porque eso es de una dureza tan brutal que no lo resistes.

 Ahora, lo que me produce que estos actos queden impunes y olvidados es un dolor enorme, mezclado con rabia e impotencia. Es tristísimo que tenga que ser en Argentina dónde las personas puedan denunciar aquellos crímenes de lesa humanidad. Pero claro, ahora las políticas de la memoria han desaparecido con este gobierno que tenemos y gracias a algunas asociaciones, particulares y jueces podemos continuar adelante a duras penas.

El Estado tiene una obligación porque estamos hablando de Derechos Humanos, que son inequívocos en relación a este tema de la Memoria Histórica.

De hecho hay muchos investigadores que piensan que este proceso en España no va hacia delante porque todavía se cree que no es una cuestión de Derechos Humanos sino más bien de política.

 Claro, mucha gente dice “no hay que remover en el pasado”. ¿Cómo que no hay que remover en el pasado? Hay que conocer la verdad: verdad, justicia y reparación. Hay que conocer la verdad para que no se vuelva a repetir.

Y  las personas, los familiares o los protagonistas de todos aquellos crímenes tienen derecho a que se conozcan sus historias. Porque las de los vencedores ya tuvimos 40 años para conocerlas de sobra. Es una cuestión de justicia; la voz de la memoria histórica que hay que conocer.

Tienen suerte los oyentes de tener la oportunidad de escuchar programas de este tipo. Es una satisfacción porque hay mucha gente que desconoce muchas cuestiones relacionadas con la memoria histórica…proyectos para dar voz a los sin voz.

Yo he quedado tan impresionada con todas estas historias. Llevo 25 años trabajando por la recuperación de la memoria de las mujeres gallegas, pero desde hace seis estoy muy centrada en la Memora Histórica. He quedado tan impactada por estas historias que  me he prometido  que mientras tenga fuerza para seguir investigando, y de momento no me falta, voy a seguir sacando a la luz y publicando historias de mujeres represaliadas.

 El año pasado publiqué las memorias de una republicana coruñesa, María Teresa Alvajar López ‘Memorias de una republicana’. Una historia muy dura de una familia de seis miembros que se separaron en el 1936 y no se volvieron a encontrar juntos hasta 1965 con motivo del entierro del padre en París.

Pienso seguir investigando en estos temas porque creemos que estas personas lo merecen.

4f2e62b98eebc-chelo

Aurora Marco junto con Consuelo Rodríguez López, ‘Chelo’, una ex guerrillera que a día de hoy tiene 96 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s