Guerra Civil Española, La Voz de los Sin Voz
Dejar un comentario

A aquellos hombres que contienen un alma sin fronteras

“Hubo un tiempo no tan lejano en que muchos jóvenes apasionados o manipulados decidieron hacer la guerra. Llegaron de todo el mundo, dispuestos matar en una edad más propicia para el amor. 

Jóvenes que abandonaron su familia, sus amigos, sus trabajos y sus países. Jóvenes dispuestos para la lucha y para la muerte. Y también para la vida, para apurar la vida en medio de las batallas.

 Esta es parte de la historia de algunos jóvenes voluntarios de luchas lejanas. De algunos exaltados, de otros dóciles, de muchos convencido y de algún escéptico.

 Jóvenes comunistas y anticomunistas. Jóvenes de diferentes clases sociales que, desde ideologías antagónicas, lucharon convencidos de que el mundo se podía cambiar sin saber cómo, un cuándo, ni para quién.

 Tenían cabeza y corazón; creían tener razón, aunque muchos de ellos se terminaron convirtiendo en extranjeros de sí mismos, voluntarios o involuntarios buscadores de un viaje lleno de aventuras. La guerra fue la mayor aventura de sus vidas.

 Muchos, demasiados, encontraron en España la muerte. Otros conformaron su ideología. Algunos se tropezaron con las razones de su decepción. Todos vivieron exageradamente aquella experiencia. Vírgenes en muchas cosas: en vida, en amores, en batallas. Después de la guerra nada fue igual el resto de sus vidas”. 

Fragmento del documental “Extranjeros de sí mismos”  (TVE)

brigadas

Tal y como relata la introducción del documental “Extranjeros de sí mismos” hoy queremos acercarnos a una realidad que fue tan palpable que se convirtió en eterna. La lucha de aquellos que combatieron en guerras ajenas convencidos por sus ideales; convencidos de que el cambio se produciría gracias a su esfuerzo, a las gotas de sudor que cayeran sobre sus frentes.

Una realidad que sorprende por su valor. ¿Quiénes de nosotros se embarcarían en un viaje suicida con el fin de preservar la dignidad de otros a los que desconocemos? ¿Qué motiva a una mente joven a coger un arma para defender pueblos perdidos en medio de la inmensa Castilla? ¿A dónde fueron a parar esos ideales férreos y esa pasión desatada que nuestros ancestros guardaban a un lado del pecho?

Nuestro especial dedicado a las Brigadas Internacionales no puede sino comenzar agradeciendo esta lucha. Pese a que muchos estudiosos cuestionaron el efecto práctico que estos muchachos ejercieron en el devenir de la guerra, lo que es ineludible fue su gran valor ideológico: lograron ensanchar el arrojo y la esperanza de aquellos españoles que sufrieron en sus propias carnes el horror de la batalla.

grupo de brigadistas internacionales comunistas

Grupo de brigadistas internacionales con niños españoles

Preámbulo

Corría el año 1936 – o más bien eran ríos de sangre los que corrían por toda la península ibérica ese año-. El conflicto más cruento de nuestra historia arrancaba con el levantamiento militar de los falangistas, hastiados por la constante situación de desestabilidad que, según ellos, estaba causada por los gobiernos de la Segunda República.

Las ya mermadas filas del ejército fiel al gobierno quedaron aún más reducidas tras la firma del Pacto de No Intervención, por el cual las principales potencias europeas decidieron cerrar los ojos ante una realidad que se extendía delante de ellas. Sin embargo, la Alemania nazi y la Italia fascista hicieron caso omiso a los preceptos firmados y aunaron esfuerzos en dotar al ejército sublevado de las últimas novedades en armamento militar.

Por otro lado, la Unión Soviética, simpatizante del gobierno legítimo, no terminaba de decidirse; por lo que la llegada del armamento ruso era intermitente, lenta y, para las arcas del Estado, muy cara.

En este contexto, los pueblos de todo el mundo se sensibilizaron ante la causa legítima de defensa del pueblo español, que comenzó a recibir ayuda monetaria y envío de enseres y comida, todo ello fruto de la bondad del pueblo europeo. Los más idealistas decidieron dar un paso más y adentrarse en las fronteras españolas para frenar en ellas el paso del fascismo que, como ya sabemos, tuvo la tentativa de expandirse por toda Europa años después.

Aunque no se conoce la cifra exacta, se cree que entre 35.000 y 40.000 internacionales cruzaron la frontera durante los tres años que duró la Guerra Civil Española. Vinieron, vivieron, algunos murieron y, finalmente, fueron despedidos por el pueblo en 1938 como héroes. Su historia, como bien dijo en su día La Pasionaria, cerró uno de los capítulos más tristes, pero también más idealistas, de España.

Aage y harold Nielsen, brigadistas daneses junto a otro voluntario desconocido

Aage y harold Nielsen, brigadistas daneses junto a otro voluntario desconocido

“Que en España donde los hombres aprendieron que es posible tener razón y, aún así, sufrir la derrota;

que la fuerza puede vencer al espíritu, y que hay momentos en que el coraje no tiene recompensa.

Esto es, sin duda, lo que explica por qué tantos hombres en el mundo consideran el drama español como una tragedia personal”.

Albert Camus

Origen de los Brigadistas

El origen y la cifra de brigadistas ha dado quebraderos de cabeza a más de un historiador. Tal y como se apuntaba en el preámbulo, se barajan cifras alrededor de los 30.000 y  40.000 voluntarios según las investigaciones de Skoutelsky  que constan en el archivo de la Comintern de Moscú. Por otro lado, algunos historiadores como Andreu Castells elevaron la cifra, contabilizando un total de 59.380 brigadistas. Menos optimistas son los datos oficiales del cuartel general de las Brigadas Internacionales a finales de agosto de 1938 que, como se muestra en el cuadro, concretaron el número a 32. 256 voluntarios.

Fuente: BrigadasInternacionales.org

En cuanto al origen de estos voluntarios, a día de hoy se puede afirmar que el grueso de las filas de las brigadas estaba formado por franceses, belgas e italianos. De hecho, las primeras facciones de las Brigadas XI y XII estaban compuestas por franceses, italianos, belgas, alemanes y polacos. A medida que fue avanzando la ofensiva nacionalista, se sumaron a la causa voluntarios procedentes de más de 50 países, aunque no todos los casos han sido documentados hasta veinte años después, como es el caso de los brigadistas chinos que participaron en la Guerra Civil Española durante los últimos años de la contienda.

En cuanto a su ideología, la mayoría de ellos formaban parte del núcleo más activo de los movimientos de izquierdas europeos y sindicatos-destacando la participación masiva de voluntarios adscritos al Partido Comunista-. Sin embargo, no hay que olvidar el gran número de brigadistas apartidistas que se involucraron en la defensa del pueblo español. En este sentido, encontramos gran número de estudiantes, campesinos, veteranos de la primera guerra mundial y profesionales liberales movidos simplemente por su condición de hombres libres y por la convicción de que su participación podría cambiar las tornas del avance fascista en toda Europa:

“Queridos padres, sé que les voy a causar pena con esta mi decisión, pero ahora mismo está en juego el porvenir de la humanidad, y no me perdonaría jamás no participar en este acontecimiento histórico, de la lucha final por la democracia que ahora se desarrolla en España. Mi conciencia no me dejaría vivir en paz si no hiciera mi deber de hombre libre. Cuando regrese, después de la victoria del proletariado, el mundo será un lugar mucho más seguro y hermoso para todo el mundo”.

Fragmento de la carta que dejó a sus padres George Sossenko, de 17 años, antes de marchar a España

Sossenko, sentado en el suelo) junto a otros dos compañeros brigadistas

George Sossenko, sentado en el suelo, junto a otros dos compañeros brigadistas

La Guerra Civil Española fue también un escenario en el que confluyeron escritores, filósofos y artistas, presas de ese cierto encanto trágico que tienen algunas guerras y enamorados de los paisajes, de las gentes y de la cultura española, que no llegaron a olvidar jamás.

De hecho, son muchos los brigadistas que, pese a no ser hábiles con el uso de la pluma, quisieron imprimir de su puño y letra sus experiencias en España.  En la página web de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales (AABI) podemos encontrar enlaces interesantes a muchas de estas biografías, procedentes de voluntarios de Europa, América y Asia.

Como dato interesante, se sabe que casi un tercio de los voluntarios eran de origen judío -AABI contabiliza un total de entre 8.000 y 10.000-, con porcentajes muy altos de participantes de nacionalidad alemana, americana y polaca. Puede que la principal razón por la cual decidieron apoyar al bando republicano fue el temor a que los movimientos fascistas -de corte antisemita- se extendieran por Europa. Y no les faltaban motivos para pensarlo.

Sin embargo, cuando tendemos a pensar en las Brigadas Internacionales, solo tenemos en cuenta a aquellos voluntarios que engrosaron las filas del ejército republicano y olvidamos que también hubo brigadistas que vinieron a España a defender los preceptos del bando nacional. En el documental “Extranjeros de sí mismos” podemos ver un ejemplo de esta realidad, la de los voluntarios italianos que combatieron en España.

Algunos convencidos fascistas, otros, atraídos por el dinero y los méritos militares. Terminada la guerra, su triunfo se volvió una deshonra en su país tras la caída de Mussolini e incluso se les negó el derecho a la ciudadanía española, un honor reservado a los brigadistas del bando republicano. Pese a ello, los que aún viven siguen conmemorando la batalla: “cuando estamos juntos nos sentimos más jóvenes y más felices”.

Grupo de brigadistas durante la instrucción

Grupo de brigadistas durante su instrucción en Albacete

Albacete, o cómo improvisar una base para las Brigadas Internacionales

Cuando el gobierno de Francisco Largo Caballero se hizo eco de la llegada masiva de los brigadistas, reclutados por sus partidos y sindicatos en toda Europa y organizados en París, se decidió establecer una base especial que les dotara de instrumentos, armamento e instrucción antes de entrar en la batalla. Se construyeron bases de infantería, artillería, caballería e infraestructuras para los tanques y la aviación:

Ese viaje fue fantástico. Se supo que había un cowboy que pasaba con los brigadistas y venía la gente de todas las comarcas trayendo agua, había vino, había flores… esa gente tan sencilla, esos campesinos, obreros, venían porque pensaban que estaban apoyados por el mundo entero”. 

Lise London, voluntaria francesa

Asimismo, se pusieron en marcha centro de trabajo, escuelas y hospitales. De hecho, la organización del servicio médico de las Brigadas Internacionales en los campos de batalla sigue siendo hoy en día fruto de admiración, pues estableció importantes avances que luego se pondrían en práctica en la Segunda Guerra Mundial y en la guerra de Corea.

enfermeras canadienses

Enfermeras canadienses

35724568_090252

El voluntario de la libertad

Por otro lado, se estableció un importante sistema de comunicación y propaganda, con la publicación de 70 cabeceras destinadas a mantener informados a los brigadistas y a la retaguardia.

Ejemplo de ello fue El voluntario de la libertad

Además, se crearon multitud de publicaciones, la conocida “prensa de trincheras“, con el fin de ser el medio más rápido y barato de informar a los combatientes en primera línea de fuego.

La edición de todos estos documentos informativos corría a cargo de los organismos de propaganda de cada batallón, aunque también se podían encontrar publicaciones políticas que editaban los diferentes partidos de izquierdas para todos los brigadistas.

La escasez de papel y el devenir de la contienda hicieron que muchos de estos periódicos carecieran de periodicidad y muchos de ellos no alcanzaran la docena de números. Pese a ello, su papel fue vital para mantener el ánimo de todos los combatientes, deseosos de conocer la situación de otros frentes en España así como la situación cada día más turbulenta que estaba presenciando Europa.

A Albacete también se trasladaron principales líderes de la Internacional Comunista, como es el caso de André Marty, figura popular en los primeros años de la contienda que luego, sin embargo, fue criticada por sus camaradas y miembros del Partido Comunista Francés por sus cuestionados métodos militares dentro y fuera de la batalla – llegó a ser apodado el carnicero de Albacete por realizar de forma frecuente fusilamientos de nacionalistas y brigadistas arrepentidos-.

I funerali di Guido Picelli a Barcellona 1937

Brigada Garibaldi. Barcelona 1937

Organización y participación en la contienda

Tras una breve instrucción en Albacete, que en ocasiones no superaba las dos o tres semanas, pasaban a formar parte de las brigadas, organizadas mediante batallones, normalmente con voluntarios de misma nacionalidad o idioma para facilitar la comunicación entre los miembros, como es el caso del famoso batallón Garibaldi, formado por soldados italianos; o el batallón Lincoln, en cuyas filas estaban voluntarios estadounidenses y canadienses.

Se organizaron un total de seis brigadas – XI, XII, XIII, XIV, XV y 129ª brigada-. Estaban formadas en un principio por tres batallones, aunque la cifra aumentaría con la llegada de más voluntarios y como consecuencia de la reorganización del ejército para dar solución a la inmensa cantidad de bajas sufridas tras las batallas más sangrientas, como fueron el caso de Jarama, Guadalajara, Ebro, Belchite o Brunete:

 “Puedo recordar el pánico en  Brunete, eran solo unos críos, nunca lo pude olvidar” Hacía mucho calor y fue una batalla terrible […] fue una tortura y me dejó cicatrices para toda la vida”

Lance Rogers, voluntario americano

2013060791brigadistas-int

Brigadistas escribiendo cartas desde la retaguardia

Hay que tener presente que los batallones no solo estaban formados por extranjeros. En ellos también encontraremos un amplio número de españoles apartidistas que quisieron unirse a los voluntarios internacionales.  Así, dentro de la brigada XI habrán batallones formados por alemanes y españoles, el batallón Edgar André; o el Dombrowski, formado por polacos y españoles.

Desde Castilla se trasladaron a los principales focos de la contienda, ejerciendo un papel importante en la defensa de Madrid a partir del 4 de noviembre de 1936 cuando Largo Caballero da la orden de trasladar a la brigada XI hacia la capital, cercada por las fuerzas nacionales. Allí sufrieron el horror del pueblo español en las zonas republicanas, acosadas por los constantes bombardeos del ejército alemán:

“Uno no sabe cuántas cosas que se pueden presentar en esas condiciones. Te ibas organizando para lo que se ofrecía. No preveías. Nuestra imaginación no estaba tan prostituida para pensar que podrían bombardearse las ciudades abiertas. En la historia habíamos estudiado que se luchaban en la línea mientras que las mujeres se quedaban en sus casa. Quien iba a pensar. Y resulta que el bombardeo a ciudades abiertas era inconcebible, nuestra mente se negaba a pensar que le hombre pudiera haber producido un hecho tan abominable como ese”.

Dolores Núñez, voluntaria de Socorro rojo

Despedida de las Brigadas Internacionales, Barcelona 1938

 

El 26 de julio de 1938 el gobierno de Juan Negrín conviene la retirada de los soldados de nacionalidad no española con el fin de hacer prevalecer el Pacto de No Intervención ante las presiones que ejercía el Comité de Londres. Con esta decisión, pretendía terminar el bloqueo y el aislamiento al que las potencias europeas tenían confinada a España desde el inicio de la contienda. A pesar de la decrepitud del ejército republicano y de las escasas ayudas que llegaban de la URSS y de México, los altos mandos del gobierno republicano aceptaron la retirada.

Cuando la época estival llegaba a su fin, miles de voluntarios pasaron la frontera de España a Francia para no volver jamás a tierras españolas. El 28 de octubre, el pueblo catalán rindió un homenaje a todos estos brigadistas, como forma de despedida y agradecimiento por su valor y arrojo. La avenida del 14 de Abril se llenó de banderas republicanas y catalanas. Los principales periódicos de la época recogieron esta noticia, como es el caso de La Vanguardia –link a la hemeroteca- .Fue aquí donde Dolores Ibarruri pronunció uno de sus más conocidos discursos y que aún hoy sigue teniendo la vigencia de lo que nace para ser eterno:

 

“Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras,

una esparcida frente de mundiales cabellos,

cubierta de horizontes, barcos y cordilleras,

con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos.

Las patrias te llamaron con todas sus banderas,

que tú aliento llenara de movimientos bellos.

Quisiste apaciguar la sed de las panteras,

y flameaste henchido contra sus atropellos.

Con un sabor a todos los soles y los mares,

España te recoge por que en ella realices

tu majestad de árbol que abarca un continente.

A través de tus huesos irán los olivares

desplegando en la tierra sus más férreas raíces,

abrazando a los hombres universal, fielmente”.

Miguel Hernández  Al soldado internacional caído en España“. 1938

 vapor %22flandre%22

Brigadistas cubanos volviendo a su país a bordo del Flandre. Abril de 1939.

PODCAST

Si quieres escuchar el programa que hicimos sobre las visión internacional del conflicto dentro de nuestro especial de la Guerra Civil Española, haz click en el siguiente enlace. Música, declaraciones y muchos más datos:

http://www.ivoox.com/voz-sinvoz-25-11-2013-vision_md_2594289_wp_1.mp3″ Ir a descargar

BIBLIOGRAFÍA Y RECURSOS

La Voz de los Sin Voz a través de su especial ha querido realizar un primer acercamiento hacia esta realidad. Dada la amplitud de la temática de las Brigadas Internacionales, animamos a todos aquellos que estén interesados a que sigan investigando sobre el papel de estos voluntarios, puesto que aún hoy en día siguen publicándose estudios que revelan nuevos datos y nuevas historias. Aquí podrás encontrar una serie de enlaces que nos ayudaron a preparar el programa, el artículo y que seguro serán de tu interés:

AMPLIACIÓN

Panorámica Suicide Hills en Morata de Tajuña. LA VOZ DE LOS SIN VOZ.

Panorámica Suicide Hills en Morata de Tajuña. LA VOZ DE LOS SIN VOZ.

Fotografías tomadas en la última conmemoración de la Marcha del Jarama, homenaje a los Brigadistas y del Museo Batalla del Jarama. CLICK AQUÍ PARA VER MÁS FOTOGRAFÍAS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s