Literatura
Dejar un comentario

Charles Bukowski, cronista del submundo

charles_bukowski2

“Soy el que ahuyentó el miedo de la correa de mi padre cuando era azotado en el cuarto de baño, soy Bukowski, el que lo miró a los ojos y advirtió que ya no despedían fiereza, sino que parecían vacíos y evitaban los míos. Soy quien bebió whisky a su antojo en los céntricos bares de Los Ángeles, el escritor que inyecta sangre y “belleza”, soy la bestia, soy un hombre de palabras, soy la humedad de la noche; la caída vertiginosa del mundo, el rebelde que rió de su padre cuando le decía que debía ser ingeniero para ganar mucho dinero, soy quien junto a Hemingway exploró las corrientes subterráneas del corazón del hombre. Soy Bestiabuk el poeta que pasó toda la noche mirando la fiesta de graduación a través de la malla metálica de la ventana, soy el hombre de la barra que mira a esa joven hermosa con un trago en la mano susurrando a la oreja de su acompañante. Soy quien ve a muchos hombres muertos, recibiendo órdenes con una sonrisa de imbéciles, serviles y encantado de serlo. Soy Charles Bukowski, soy la orilla de un vaso que corta, soy sangre”

 

Frecuentemente sus manos levantaban una botella de Whisky que iba directa a la boca, sostenían un cigarrillo o acariciaban el trasero de alguna mujer de la calle.  Sus pies, recorrían los más oscuros suburbios de la ciudad de Los Ángeles, pateaban torpemente al enemigo de una pelea de bar periférico o se movían intentando bailar al ritmo de una copa gratis más. Su voz arrugada, castigada por los excesos, convertía la realidad en palabras directas como puñetazos.  Hablamos de  Charles Bukowski, fiel icono de la decadencia del SXX , consagrado en nuestro imaginario social como un auténtico escritor de culto.

Bukowski  no deja indiferente a nadie, imagen de la modernidad para unos, molesto e irritante para otros, muestra una visión totalmente distinta del Sueño Americano. Consiguió retratar con un realismo descarnado la sociedad estadounidense del momento, imbuida en una profunda crisis de valores derivados de La Gran Depresión de los años 30.

Su poesía, fuertemente crítica y cargada de ironía se convirtió en representante de todos aquellos escépticos que dejaron de soñar con las ventajas del hombre moderno. El Fenómeno Bukowski no había hecho más que empezar, el ‘Realismo Sucio’ iniciado por John Fante, tenía otro portavoz.

Charles Bukowski (1920-1994)

Charles Bukowski (1920-1994)

 

La supervivencia del anti-héroe

Para entender la transgresora obra de Bukowski,  es necesario detenerse a considerar aquellos aspectos que marcaron su vida e influyeron en el desarrollo su actividad literaria.  El alcohol, los caballos, las mujeres y la escritura, serán los principales ejes de una existencia marcada desde su más temprana infancia por la soledad, el desencanto y el ostracismo social.

Su novela ‘La senda del perdedor’ (1985) es clave para acercase a la obra, pensamiento y estilo de nuestro autor. Se trata de una completa novela autobiográfica dónde a través del pseudónimo Henry Chinaski, nos presenta la supervivencia del antihéroe a través de las distintas etapas de su vida.

El libro nos muestra un tímido Henry criado en la más absoluta desatención, viviendo frecuentes episodios de maltrato familiar protagonizados por su padre, que marcarán fuertemente a nuestro autor. Bukowski, siempre sometido a una fuerte disciplina, quiso dejar testimonio de la primera vez que se enfrentó a él:

 Llamadle efecto invernadero o lo que sea, pero simplemente ya no llueve  como antes.  Recuerdo particularmente las lluvias de  la era de la depresión. Mi padre, nunca un buen hombre  en el mejor de los casos, pegaba a mi madre  cuando llovía  y yo me lanzaba  en medio de ellos, “te mataré”, gritaba yo a mi padre. “Vuelve a pegarle  y te mato”. “Saca a este niño hijo de puta de aquí”.

( Fragmento de su poema ‘No tenemos dinero, pero tenemos lluvia’)

En una entrevista para la revista  >  Bukowski asegura que su padre fue un gran maestro dentro de su literatura porque le enseñó "el sentido del dolor sin razón".

En una entrevista para la revista ‘High Times’ Bukowski asegura que su padre fue un gran maestro dentro de su literatura porque le enseñó “el sentido del dolor sin razón”.

Durante su adolescencia, le sobrevino un duro brote de acné que le dejó secuelas físicas imborrables, provocando ahora el rechazo de sus compañeros de colegio y distanciando aún más a Bukowski de las relaciones sociales. Es precisamente en esta etapa dónde comienza a beber, pero también a encontrar en la lectura de autores como Hemingway o D.H Lawrence la vía de escape de su propia vida.

“La adolescencia me sobrevino repentinamente. En el 8.° grado, a punto de alcanzar el 9.°, estalló el acné. La mayoría de los chicos lo padecían, pero no tanto como yo. El mío fue realmente terrible. Era el peor caso de la ciudad. Tenía granos y erupciones en toda mi cara, espalda, cuello e incluso en mi pecho. Me aconteció justo cuando empezaba a ser aceptado como líder y chico duro. Yo todavía era un duro pero ya no era lo mismo. Tuve que retirarme y mirar a la gente desde lejos, como si estuvieran en un escenario.
Sólo que ellos estaban en un escenario y yo era el único espectador. “

(Fragmento de ‘La senda del perdedor’)

Tras una graduación “sin aplausos”  y sin la presencia de sus padres en el Instituto de Secundaria de Los Ángeles,  Bukowski decide comenzar sus estudios en la Universidad de la misma ciudad del Estado californiano.  Allí estudió  Arte, Periodismo y Literatura  hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial. En esta etapa universitaria, Bukowski  empieza a  colaborar escribiendo artículos y cuentos para algunas revistas. La Story Magazine, fue la encargada de publicar  su famoso “Consecuencias de una larga nota de rechazo”. En esta etapa también escribió varios relatos, recurre algunas ciudades estadounidenses , incluida Nueva York. Pero cada vez que iba conociendo más el mundo de la publicación, más le frustraba dedicarse a la escritura.

Las peregrinaciones de Bukowski no fueron idílicas. Él era un joven que nunca dispuso de las facilidades que pudiera tener otro gran escritor para formarse.  Quizá sea aquí  dónde resida la verdadera esencia de las obra de Charles Bukowski, en que desprende su propia identidad bohemia y errante. Sin ningún tipo de organización y alejado de las convenciones sociales.

En ‘ La Senda del perdedor’ aparecen duras notas de supervivencia forjadas en los bajos fondos y bares periféricos de las ciudades, en especial de Los Ángeles.

Se dedicaba a vagar de trabajo en trabajo firmando contratos temporales. Ejerció  todo tipo de puestos : friegaplatos, operario en una fábrica de galletas, guardia y camionero, entre otros muchos.

bukowski escribiendo

Bukowski no volvió a escribir formalmente hasta los 49 años. Su primera novela fue ‘El cartero’ (1971)

Las mujeres que frecuentaba también eran temporales para Bukowski. En esta época conoce a Jane Cooney Baker, diez años mayor que él y con problemas de alcoholismo. Janes, es considerada  por muchos biógrafos como la mujer más importante para Bukowski, en calidad de amante y musa.  Además ambos eran bebedores empedernidos. Podemos encontrar a esta mujer como Betty en ‘El cartero’ (1971) o respondiendo al nombre de Laura en ‘Factotum’ (1975), su novela insignia.

‘El cartero’  es la primera novela que publica el autor, bien entrada su madurez. Es una obra fuertemente autobiográfica, una sátira burlesca que cuenta su experiencia en la institución estatal en la que estuvo más de diez años desde los 50: el servicio postal de EEUU.

Aquél no era el sitio propicio para la creatividad de Henry Chinaski, califica el oficio como duro y obsesivo,  sin embargo, encontró entre la correspondencia la disciplina necesaria para el oficio de escribir.

Como buen rebelde y autodidacta, detestaba el código ético que debían cumplir todos los empleados de la oficina, algo que provocaba continuos conflictos con sus superiores. Bukowski acababa su turno y regresaba a su vida coronada por dos de las cosas que más le satisfacían: el alcohol y el sexo.

Sus hábitos empezaron a notarse en su salud,  tras tres años en el trabajo, tuvo que dejarlo temporalmente debido a una úlcera sangrante grave por la ingesta de bebidas alcohólicas. Este episodio queda reflejado en la película semibiográfica ‘Barfly’ (1987) dirigida por Barbet Schroeder y cuyo guión fue escrito por el propio Bukowski.

El Fenómeno Bukowski

Fue en esta etapa cuando empezó a escribir poesía. Con volúmenes tan importantes como Flor, puño y gemido bestial’ publicado en 1960. Bukowski, que detestaba la fama, empezó a ser conocido en el mundo de la poesía underground. 

Su destino no era élite, siempre evitó los ambientes literarios y académicos, sin embargo décadas más tarde Jean-Paul Sartre y Jean Genet le considerarían como ” el mejor poeta de los EEEUU de Ámerica”.

20100115044302

“Las personas amorales se sentían más libres, pero carecían de la capacidad de sentir o amar.” ( Charles Bukowski)

La popularidad que fue adquiriendo nunca cambió a el escritor de ‘La máquina de follar’ (1972), frecuentemente llegaba borracho a sus apariciones públicas y entrevistas, insultando con gran ingenio todo aquello de lo que formaba parte. Pervertía a la sociedad abrazando la oscuridadretratando a la perfección los ambientes decadentes poblados por aquellas personas marginadas del sueño americano. 

Su obra enérgica y animal siempre gozó de gran libertad.  Nada es un límite para el escritor que antepone la realidad a los aspectos literarios más formales. Se podría decir que Bukowski escupía poesía desde sus entrañas.

Al igual que su lector favorito John Fante, conoce y se casa con una mujer rica, Barbara Frye, editora de una pequeña revista. Esta señora con la que estuvo dos años,le ayudó a publicar varios poemas a pesar de no valorar las habilidades literarias de Charles.

Bukowski se separa de ella y vuelve de nuevo a la oficina de correos de Los Ángeles.  En los 60,  conoce a Frances Smith y se convierte en padre justo cuando el Fenómeno Bukowski empezaba a desarrollarse.

Escribe junto a otros grandes de las letras  como Henry Miller o Allen Gisberg en la revista “The Outsider”. Aunque muchos lo identifican con La Generación Beat, nuestro  autor siempre se muestra distante con estos, nunca quiso pertenecer a ellos porque, según Bukowski, no se arriesgaban a la hora de escribir: ” se están conteniendo demasiado, no afrontan la realidad”, diría en más de una ocasión.

mwbw-bukowski

Pero lo que realmente cambió el devenir de la obra de Bukowski fue conocer al editor de Black Sparrow Press, John Martin, que le ofreció remuneración de por vida a cambio de que escribiera para él.  A partir de entonces esta editorial estaría destinada a ser la editorial de poesía más importante de todo Estados Unidos. Por ella se conoce la mayoría de las publicaciones que Bukowski escribió en su madurez, con títulos tan explícitos como:  ‘ Notas de un viejo indecende’ (1969) ‘El cartero’ (1971), ‘Erecciones, eyaculaciones y exhibiciones ‘ (1972)  ‘ Shakespeare nunca lo hizo’ (1975), entre otros.

Esta editorial también fue la encargada, a propuesta de Charles, de revitalizar la obra de un John Fante ingresado en el hospital que había caído en el olvido. Bukowski rescató ‘ Pregúntale al polvo’ (1939), influencia esencial en la vida y obra de Charles, y que 40 años después de su primera publicación se convirtió en un auténtico best seller.

“Un día cogí un libro, lo abrí… Cada renglón poseía vida propia. He ahí, por fin, un hombre que no se asustaba de los sentimientos. El humor y el dolor se entremezclaban con soberbia sencillez. Comenzar a leer aquel libro fue para mí un milagro tan fenomenal como imprevisto. Se titulaba Pregúntale al polvo. Tendría una influencia en mis propios libros durante toda mi vida”

Charles Bukowski, no disponía de ambición alguna y era alérgico a los compromisos, a pesar de sus vicios fue un hombre muy honesto.  Mantuvo siempre cierta distancia en sus relaciones sociales pero consiguió crear verdaderos tratados sobre la condición humana. Captó el mundo real que irrita y molesta, diciendo verdades como puños y haciendo de la cruda realidad, poesía.

'Pulp', su última novela

‘Pulp’, su última novela

 A pesar de sus hábitos, el antihéroe sobrevivió en su sendero del vicio hasta los 73 años,   año que murió por leucemia. Pero como no puede ser de otra manera, nos dejó un    último título que sorprendió a todos: ‘Pulp’ (1994) dedicada a la ‘mala escritura’. Este    título contrasta con toda su obra anterior, ya que combina elementos de ciencia ficción y  sobrenaturales, ya no existe verosimilitud.Tampoco aparece Henry Chinaski , ahora es el detective  Nicky Belane el  protagonista. Éste se dedica a rastrear la obra del autor clásico Céline, al que Bukowski  admiró desde joven.

 “La primera vez que leí a Céline, me fui a la cama con una caja grande de galletitas Ritz. Empecé a leerle y me comía una galletita Ritz, me reía, me comía una Ritz, leía. Leí la novela entera de un tirón y me terminé la caja de galletitas. Y me levanté y tomé agua. Tendrías que haberme visto. No me podía mover. Eso es lo que un buen escritor te puede hacer. Casi te puede matar. Un mal escritor puede hacerlo, también” 

Charles Bukowski muere el 9 de marzo de 1994, dejando tras de sí gran cantidad de relatos, cartas, ensayos y poemas que han sido traducidos a más de 12 idiomas.  Muchos de sus coetáneos intentaron imitarle sin éxito, ninguno a día de hoy ha conseguido quitarle el título de auténtico cronista del submundo. En su lápida se puede leer “Don´t Try” ( No lo intentes)

————————————————————————————————————————————————-

Escucha el programa íntegro

bukowski (1)

http://www.ivoox.com/voz-sin-voz-09-09-2013_md_2375510_1.mp3″ Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s