Literatura
Dejar un comentario

Oscar Wilde

LAURA MORALES

“De veras que no veo nada romántico en declararse. Estar enamorado es muy romántico. Pero no hay nada romántico en una declaración en toda regla. Sobre todo porque puede ser aceptada. Con lo que la emoción desaparece por completo. La esencia del romanticismo es la incertidumbre. Si me caso alguna vez, haré todo lo posible por olvidarlo.”

Fragmento de La importancia de llamarse Ernesto

¿Qué decir del primer Dandy que pisó tierra? Orgulloso y brillante, Oscar Wilde ha sabido mantenerse vivo en la mente universal gracias a una obra que, a pesar de no ser extensa, logró reflejar a la sociedad de la época. Pero no debemos dejarnos engañar por las apariencias, pues esa misma máscara de pomposidad y falsedad que rodeaba a las convenciones sociales de aquellos tiempos, puede extrapolarse a la actualidad.

Seamos partidarios del bunburismo o no, críticos o amigos del peculiar mundo de la alta alcurnia con toda su parafernalia protocolaria, lo irrefutable es que Wilde y sus historias fascinan a todo el que se adentra en sus páginas. Con un estilo claro y conciso, alejado de toda floritura, logra envolver al lector y trasladarlo a otra época, donde será protagonista de situaciones que en ocasiones rozarán lo ridículo, pero que en palabras del maestro parecen ciertas y totalmente posibles.

En el programa de La Voz de los Sin Voz hemos querido hacer un homenaje a este escritor, poeta, visionario y dramaturgo, que se dibujó a sí mismo tal y como describe a un personaje de alguna de sus novelas y que se encaró al mundo con su particular manera de vivir, siendo castigado por ello. Bisexual, gran conversador y amante de los placeres de la vida y de la exaltación de la belleza, terminó sus días como un hombre perdido, un vagabundo que antes había tenido el honor de ser recibido en las mejores casas, las mismas que luego le cerraron las puertas, motivo por el que tuvo que huir a París.

No podemos decir que Oscar Wilde fuera el prototipo de lo que en el Reino Unido de 1860 se consideraba “un hombre bien” – de ahí la importancia de ser “earnest”-  pero, ¿qué legado nos hubiera dejado si acaso lo hubiera sido? Él mismo lo decía de la siguiente forma a través de uno de sus personajes: “No creo que me gustase atrapar a ningún hombre sensato. No sabría de qué hablar con él.”

Analizamos su obra y  vida, de la mano de títulos conocidos como “El retrato de Dorian Gray” o “La importancia de llamarse Ernesto” y otros, como “Teleny”, más autobiográfico y sincero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s